El viernes 18 de julio pasado falleció en La Paz el arquitecto boliviano, Dr. Alberto Calla García.

Alberto fue un reconocido investigador, promotor y difusor de la producción social del hábitat y las tecnologías vernaculares con uso de la tierra en Bolivia y Latinoamérica. Participó en la creación y desarrollo del Programa CYTED sobre vivienda de interés social y muchos especialistas se formaron tras sus postulados e investigaciones. Mantuvo una notable cooperación con nuestro Instituto de la Vivienda y sus actividades académicas durante más de dos décadas.

América Latina pierde, con su partida, un notable arquitecto e investigador de la identidad arquitectónica vernacular latinoamericana.

A continuación, trascribimos un mensaje del Dr. Julián Salas Serrano, desde Madrid, España, a propósito de la partida definitiva de Alberto.

Se marchó nuestro amigo Alberto Calla.

Alberto fue una buena persona. No es fácil en los tiempos que corren ser ‘buena persona todos los días’, pero Alberto siempre tenía esa cualidad, era su estilo natural.

Conocí a Alberto hace muchos años. La primera vez coincidimos en La Habana, luego fue uno de los primeros en dar el paso para incorporarse al Subprograma CYTED XIV de ‘Vivienda de Muy Bajo Coste’, allá por 1988, en La Paz, en las primera conversaciones sobre lo que luego sería Habiterra… Era bueno, pero sabía indignarse apasionadamente hablándome del nulo caso que le prestaban las autoridades académicas de La Paz a «…la docencia de la tierra como material de construcción». Luego nos vimos muchas veces, recorrimos todo el continente, siempre venía a las reuniones con los deberes hechos. Nos vimos muchas veces: ¡que suerte que no existía el Skype!

Colaboró muy de cerca con Hugo Pereira en la Exposición Itinerante de Habiterra en 1994 y se ocupó del Cap. Técnica de Construcción Chipaya, que lo inició citando a Ernesto Cardenal:

“Cielos tranquilos sobre las milpas del pueblo
… en el tiempo de la cosecha de miel…
Entonces nos devolverán la choza hermosa.
En palabras pintadas está el camino en
palabras pintadas el camino que hemos de seguir”

La última vez que disfruté de Alberto fue en 2011, durante casi un mes hicimos juntos un trabajo profesional en Tiquipaya (Bolivia). En los atardeceres, Alberto me ilustraba hablándome pausadamente, con sabiduría, sobre su pueblo milenario. Gracias Alberto.

Descansa en paz.

Julián

Madrid, 21 de Julio de 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario